19 de noviembre de 2011

Libros que no he conseguido acabar de leer

Pues si, debo admitir que ha habido un par de libros que me he dejado a medias, cosa que odio, pero no me dejaron otra opción.
También soy de la opinión, como ya habré comentado en alguna entrada de este blog, que cada libro tiene su momento, y el que hoy te aburre, mañana no te deja soltarlo.
De todos modos, cuando algún libro se me atraganta un poco, por decirlo de una manera, lo dejo en el estante, con un marcador por donde me he quedado, y escojo otro libro para seguir leyendo algo, y al cabo de unos días vuelvo al que abandoné con intención de seguir con él.
Aun así, con los tres libros que voy a comentar, no sé si seré capaz de cogerlos y volver a leerlos en otro momento de mi vida.
El primero de la lista es Clockers de Richard Price, debo decir que el argumento no estaba nada mal, pero la manera de desarrollarlo, para mi gusto, resultaba demasiado pesado e insidioso. Creo que era una buena historia que una redacción más dinámica le hubiese favorecido bastante.
En segundo lugar, La reina del sur de Arturo Pérez-Reverte. Este libro lo cogí una noche que no sabía que leer, ya me había terminado el libro que tenía entre manos, y fue a ojear que había por las estanterías de mi casa. Lo escogí porque nunca había leído nada del mencionado escritor, así que me dije, siempre hay una primera vez. En sus primeras páginas consiguió envolverme tanto que vivía metida en la historia, pero llegó un punto en que esa magia desapareció, paso a desenvolverme tan rápido, que acabó de nuevo en el mismo estante del que salió. Pasó a hacerse lento y eterno.
Por último, Miedo a volar de Erica Jong, en este caso sucede algo parecido a los anteriores. El argumento es buenísimo, es más, para la época de la que se trata, considero que es un libro descarado y atrevido. No obstante, la escritora, en ciertos puntos, se pierde con filosofadas eternas y aburridas de la protagonista, lo que es como meter paja entre la parte más activa del libro y hacerla demasiado estática para mi gusto. Este libro no me he planteado seriamente dejarlo del todo, pues lo tengo al lado del cabecero de la cama, y voy poquito a poco haciéndome con él.

Yo siempre digo que cuando empiezo un libro lo termino, pero en estos casos he fallado, nunca se puede decir "de este agua no beberé".

Un abrazo enorme compañeros de lectura

No hay comentarios:

Publicar un comentario