2 de marzo de 2013

La historia de Lisey, Stephen King


Aprovechando que dispongo de algo de tiempo estoy actualizando bastante el blog. Por fin he conseguido tenerlo como era mi idea principal y estar a gusto con como está organizado.
Bien, pasemos a hablar del libro, no quiero quitarle el protagonismo que para eso este post está dedicado a él.
Como soy una ávida lectora, es uno de los muchos libros que me han regalado (y que sigan regalándome, jajajaja, que me encanta este tipo de regalo). Lo recibí por navidades o mi cumpleaños, que ahora mismo no lo recuerdo bien, y os diré por qué, porque mi cumpleaños está muy muy cerquita  de reyes y cuando son regalos de hace tiempo me cuesta discernir si es por un motivo u otro, pues sólo hay unos días de diferencia.
Cuando empecé a leerlo ya me pareció diferente a los otros libros que he leído de Stephen King. Me pareció diferente porque no me causaba esa sensación de miedo que me provocaban otras novelas de él, es como que se aleja un poco de su escritura habitual. A pesar de ser diferente me gustó mucho. No deja de ser un gran escritor de terror.

En el momento comienza la acción no puedes parar de leer, creo que algo que caracteriza a Stephen King es que consigue engancharte con cualquier historia que cuente.
Lo que también me gusta mucho de Stephen King en todos sus libros, que por supuesto en este no falta, es su manera de describir muy bien a los personajes sin resultar pesado o excesivo. Sabe muy bien como hacer que el lector conozca a sus personajes y los lugares dónde sucede el relato.

Y para no faltar a mi costumbre, aquí tenéis la sinopsis:
Hacía casi dos años que Lisey Debuster Landon había perdido a su marido Scott, después de veinticinco años de matrimonio y de una intimidad tan profunda que a veces les daba miedo. Scott había sido un escritor muy premiado y de gran éxito y también un hombre muy complicado. Al principio de su relación, Lisey tuvo que aprender mucho de él sobre libros, sobre sangre y sobre dálivas. Más adelante supo que había un lugar donde Scott se refugiaba, un lugar que cerraba sus heridas y le aterrorizaba a la vez, que le inspiraba todas las ideas que necesitaba para vivir pero que también podría devorarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario